lunes, 17 de enero de 2011

EDUCACION PRIMITIVA

Cultura y sociedad de los pueblos primitivos
La educación existe desde que hay hombres sobre la Tierra, y la vida de estos se calcula hoy que empezó hace unos 3.000 siglos.
El conocimiento de la cultura y la educación de los pueblos primitivos se obtiene, a falta de documentos escritos, de dos fuentes principales: de los restos y productos prehistóricos y de la vida de los pueblos primitivos actuales.
Se suelen distinguir en general dos etapas principales en el desarrollo de esa vida primitiva: la del hombre cazador, que corresponde más o menos a la edad paleolítica, y la del hombre agricultor, correspondiente a la edad neolítica. El hombre cazador es nómada, y vive en pequeños grupos dispersos, sin relación apenas entre sí. Se alimenta de la caza de la pesca y de los frutos salvajes que encuentra a su paso, se convierte poco a poco en agricultor y ganadero, adquiriendo así cierta estabilidad; vive ya en poblados y en casas rudimentarias.
En la época del hombre cazador, el varón ocupaba el lugar más importante y en la del agricultor la mujer aparece en un lugar preeminente, por estar a su cargo, además de las faenas domésticas, las labores agrícolas.
La educación de los pueblos primitivos
No sabemos nada directamente de la educación de los pueblos primitivos; solo podemos inferirlo por sus manifestaciones culturales y por la vida de los pueblos primitivos actuales que en cierto modo se asemejan a ellos.
Esencialmente era una educación natural, espontanea, inconsciente, adquiera por la convivencia de padres e hijos, adultos y menores. La educación de los pueblos primitivos se puede dividir en las dos grandes etapas que hemos señalado correspondientes a las edades prehistóricas: la del hombre cazador y la del hombre agricultor.
En los pueblos cazadores, los procedimientos para la educación o mejor para la crianza de los hijos son muy laxos, dejándoles en gran libertad, que rayan en la indisciplina. Sin embargo, en ellos se cultivan ciertas cualidades personales, particularmente la destreza física y la resistencia o endurecimiento respecto al dolor y al clima.  En los pueblos agricultores y ganaderos de la época posterior, las condiciones de la vida y la educación cambian grandemente. En primer lugar, las faenas agrícolas y ganaderas requieren un orden, una normalidad y estabilidad que no poseen los grupos cazadores. La generación joven tiene que aprender los fenómenos meteorológicos, el cultivo de las plantas, el cuidado de los animales.
Vemos aquí algunas de las formas que más tarde ha de adoptar la educación de los pueblos civilizados: de una parte, una educación elemental en la familia y de otra, una preparación profesional y militar, que termina en una especie de graduación. Sin embargo, nada hay aquí aun de educación sistemática, intencional, en instituciones y con personal especializado.
La educación en los pueblos indoamericanos
Prescindiendo de las etapas más primitivas, se reconoce en la América pre colombiana de dos grandes centros de cultura, situados geográficamente en la zona mexicana y en la zona peruana. La historia de estos centros es muy complicada por la diversidad de razas y pueblos que lo componen.
Estos pueblos no conocieron, sin embargo, elementos esenciales de civilización como la escritura alfabética, el arado, la rueda y el hierro. En cambio tuvieron un espíritu arquitectónico muy desarrollo, perceptible en sus grandes construcciones de piedra, templos, fortalezas, etc.
Culturalmente, los aztecas tuvieron un conocimiento astronómico muy desarrollado y en particular poseyeron un calendario complicado. Su escritura era muy primitiva compuesta de ideogramas y fonogramas. La educación de los aztecas. Según Francisco Larroyo, tenía un carácter marcadamente tradicionalista con la misma orientación bélico- religiosa de su pueblo. Entre los incas, la educación era semejante, pero con algunas variantes. Al parecer la educación la recibían aquellos en las casas de enseñanza (yacahuasi) dada por los mautas. Allí aprendían las artes de la guerra y la técnica del Kipú, especie del registro manual numérico, más los cantos y tradiciones de su raza, hasta los 16 años en que entraban en la vida pública después de sufrir una iniciación especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada